25 dic. 2008

No solo son deseos

Quisiera que nunca se hiciera tarde
porque estaríamos presentes,
que nunca se apagaran las luces, ni las hogueras,
pues nos encargaríamos de avivarlas,
que nunca se fuera el tren de la esperanza,
al estar ya en él de forma permanente,
que nunca se acabara la primavera,
al estar siempre brotando nuestros renuevos,
que siempre mantuviéramos la inocencia
de creer en imposibles y en milagros,
que esperáramos el sol de la mañana
con la sonrisa de la fe en el nuevo día,
que alcanzáramos el horizonte con las manos
a sabiendas de que nuestros sueños se cumplirían,
quisiera en pocas palabras, que no extrañáramos nada,
porque nada ni nadie nos faltara.

4 comentarios:

fonsilleda dijo...

Hago mías tus palabras que, quizá por la sinceridad que encierran, pueden llegar a ser ingenuas. Pero no importa, es posible que, aún sin saberlo, nuestros renuevos broten contínuamente para seguir soñando, amando, esperando...
Bicos
Buenos deseos para terminar un año difícil

Balteu dijo...

Seguramente tienes razón y son ingenuas, pero te aseguro que cuando las escribí no pensé en eso, sino que simplemente puse lo que sentía en ese momento, como casi siempre, la verdad.
Gracias por estar siempre atenta a lo que escribo y poner el comentario adecuado.

Un bico.

Dante dijo...

Los deseos, inevitablemente, van estrechamente ligados a la esperanza. Como no renovarlos entonces, cada vez que se pueda? Aprovecho para dejarte mis mejores deseos para estas fiestas y el nuevo año que llega. Un abrazo, hermano.

Balteu dijo...

Sí, así es Dante, cada vez que se formula un deseo se hace con la esperanza de que se cumpla.
Mis mejores deseos para ti, tú hermana y resto de familia, que tengáis unas felices fiestas y que el año venidero os traiga cumplidos vuestros deseos.

Un abrazo, amigo mío.

Archivo del blog