17 mar. 2010

El pedestal



Yo ayudé a esa columna a mantenerse,
desde su base la acomodé para que no cayera,
arrimé mi hombro para que se alzase,
piedra sobre piedra se fue recuperando
y hoy ufana en su plaza vuelve a distinguirse.

Ese obelisco que en su salsa crece,
que fue ruina de sí mismo a indiferencia,
de quien a su lado interpretaba,
que solo valdría quizás para apoyarse
y que no era bueno que a otra cosa se enfrentara.

El bosque ha tapado esa pilastra,
que ahora no llego a alcanzarla,
ella sola se sustenta y ha olvidado,
a quien un día la empujaba para salvarse
y ya no me quedan piedras donde afirmarme.

12 comentarios:

Duna dijo...

La columna se mantiene
por tu esfuerzo y tu sudor
las piedras de alrededor
esperan tus manos prestas
que acomodes tu interior.
y empieces una nueva gesta.

Te dejo muchos bicos.

Taty Cascada dijo...

Estoy cierta que esa columna conserva recuerdos de tu hombro, lo inanimado tiene piedras en su memoria.
Un abrazo.

fonsilleda dijo...

EStoy complemtamente de acuerdo con Duna. La columna sigue firme, ahí, gracias a tu esfuerzo y trabajo.
Quizá sea hora de, además de mantenerla firme, se busquen otras piedras para afirmarse.
Biquiños.

Balteu dijo...

Me hizo mucha gracia tu poemita, siempre tan atinada en tus versos querida compañera Duna, tal vez a la columna le falte un poco de tu arena. Se me da bien construir, pero a veces se olvida uno de elementos sustanciales para la consolidación de la estructura.

Un racimo de bicos para ti.

Balteu dijo...

Ah, muy posible Taty, a veces en la memoria nos queda un pedregal, por eso la cabeza pesa y nos sentimos muy mal.

Bicos amiga.

Balteu dijo...

Bueno, pues por consejo de mis admiradas amigas, buscaré algo como mármol de Carrara, o granito rosa de Porriño, que no tiene nada que envidiarle y está más cerca. Te parece Fonsi?

Un racimo de bicos para ti.

Froiliuba dijo...

Lo importate es que esa columna fue construida con esfuerzo y amor, si la columna egoistona desprecia eso, si lo olvida, pues peor para ella, seguro que tan magnífico escultor sabrá modelar y levantar obeliscos al cielo mayores y mejores.

bicos

Balteu dijo...

Ah, sí Froi, tienes razón, eso es lo importante. El escultor no es tal, un simple y sencillo colocador de piedras, hoy una apunta hacia el cielo y mañana, otra imita a la muralla china, pero el caso es tener donde colocarlas.
Muchas gracias por cederme parte de tu tiempo y darme tu opinión.

Bicos

Manel Aljama dijo...

A estas horas ya no me quedan palabras. Después de un mes fuera de esto...
Comparto plenamente las palabras de Duna, fonsilleda y el colofón de Froi. Creo que dan de lleno.

Balteu dijo...

Pues entonces Manel, por votación mayoritaria me haré un columnario con nuevas piedras, de algún pedregal próximo. Ay si guardara todas la que he levantado! Y a saber las que habré derribado…
Muchas gracias por tu visita y por el comentario que me dejaste.

Un abrazo, compañero.

Zoe dijo...

Hay demasiadas columnas egoistonas como dice Froi... empezaste a levantar alguna?...No la eleves demasiado, que sea casi de tu altura y eso ya es mucho ;-)

Un abrazo

Balteu dijo...

Es posible que haya más columnas que árboles amiga mía, pero tanto unas como otros, respiran por su cuenta y todo el aire es suyo, pero te prometo que llegado el caso, no la levantaré más de lo que yo pueda dar.
Muchas gracias por visitarme con tus comentarios.

Bicos.

Archivo del blog