22 feb. 2009

Total, para qué?…

De qué sirve la paciencia
de qué mi fe y mi intento
de ser feliz a tú lado
de decirte lo que siento.

Acaso éstas son cosas mías
paranoias o un invento
de un chalado que alucina
por decir que está queriendo.

Cuanta promesa incumplida
cuanto sufrir en silencio
para romper con un trazo
la ilusión, el sentimiento.

De qué sirve la cordura
si pierdes hasta el aliento
por demostrar tus amores
a quien no siente el aprecio.

Van tiñendo de oscuro
los soles que en otro tiempo
alumbraron los claros días
de ternuras y de apegos.

8 comentarios:

Dante dijo...

No hay explicación, ni un porqué o para qué en estos casos. El amor llega, se instala, y como dicen tus versos, parecemos chalados frente a él, jaj. Sentidas letras. Con versos exactos. Fue un gustazo leerlo. Dejo un abrazo.

Balteu dijo...

Sí, tienes razón Dante, pero a veces no puedes evitar preguntarte, no?
Gracias por tu apoyo leyéndome y comentando.

Un abrazo.

fonsilleda dijo...

¿Explicación?, algo tan complicado y que todavía nadie ha sido capaz de definir y que cada uno de nosotros siente de una manera..., pues eso difícil. Como el propio amor.
Lo que no tiene nada que ver con lo bonito que es leerte.
Un racimo de besos

Balteu dijo...

Tienes razón paisana, estas cosas no tienen mucha explicación y buscársela es inútil.
Me alegra mucho que te guste leerme, a mí me encanta leerte atiy sobre todo estos comentarios siempre tan acertados.

Un racimo de bicos.

Froiliuba dijo...

Esto es como lo del angel y san Agustín, no podrás meter el agua en el agujero por mucho que quieras, no intentes comprender lo incomprensible, el amor llega y se va, solo hay que disfrutarlo mientras está y cuando se marcha... olvidarlo y buscar otro.

Balteu dijo...

Pues no sé yo Froi…, menos mal que estás tú…, para contármelo.
Gracias por leerme y aportar el consejo en el comentario.

Un racimo de bicos para ti.

Pilar dijo...

Sirve, todo sirve, amigo mío, para sabernos vivos, para demostrar la diferencia entre un corazón noble y otro que agoniza, para rescatar el amor aún desde el mismo infierno, para fortalecernos en emociones..en fin, todo sirve si con vivirlo sabemos que somos capaces de continuar construyendo sueños.

Un abrazo desde mi árbol
Pilar

Balteu dijo...

Sí, es cierto todo sirve tal como tú bien dices, pero somos humanos y a veces las dudas, el miedo, siembran flojeras y caemos en una depresión que en principio nos parece insalvable.
Gracias Pilar, por leerme y ponerme tan alentador comentario.

Un rscimo de bicos para ti, compañera.

Archivo del blog