7 mar. 2009

Pensamientos que el viento refresca

Esculpidos en el viento van los trinos de los pájaros,
aquellos que alumbraron nuestro amor de primavera,
los mismos que danzaron entre arrullos su cortejo,
cruzaban sus picos, buscaban ramitas para sus nidos.

Recuerdo esas imágenes a pesar de que el viento apremia,
puedo oír su canto lleno de luz y colorido,
aún cuando tú no estás aquí y el invierno ruge,
el paisaje vestido con su ropaje blanco me ciega.

En los nacarados cerros puedo ver tú nombre escrito,
es aquel que se alejo contigo para no volver,
el que se quedo hundido en cada poro de mi piel,
mis labios lo citan de forma inconsciente sin mi permiso.

10 comentarios:

fonsilleda dijo...

Digo lo mismo. Letras tristes y nostálgicas que cambiarán cuando llegue el buen tiempo.
Letras que, por otro lado, es necesario escribir y pronuncial y gritar.
Aloumiños a eito

Balteu dijo...

Sí, quizá tienes razón paisana, este tiempo invernal seguramente influyó en mí, a ver si cambiamos él y yo a un tiempo y mejoramos lo presente.
Gracias por pasar por aquí y dejarme tu animoso comentario.

Un acio de bicos para ti.

Simetha dijo...

Tu poesía mi querido balt, lleva un nombre en su versión de nieve, ya habrá de deshacerse cuando sea tiempo...
dejo mi beso con gusto companiero de letras.

Alles Liebe
^^(°°)^^

Balteu dijo...

Sí, Simetha, siempre me costaron las despedidas, de hecho, no suelo estar en ellas, no me gusta deshacer nada, es menos traumático si se deshacen solas.
Gracias por leerme y dejar tu comentario.

Un racimo de bicos para ti.

Pilar dijo...

Se precisa, muchas veces, morir para nacer.
Se precisa detenerse, mirar atrás, para lograr contemplar lo hermoso de un tiempo pasado compartido.
Se precisa perder para saber realmente el valor del triunfo.
Se precisan otoños e inviernos para incubar nuevas primaveras.
Así, como la primavera, ese amor quizás un día vuelva a vestir de color esperanza tu huerto, Balteu.
Confío en que será así para ti, sin duda lo mereces.

Un abrazo desde mi sur y mi árbol
Pilar

Balteu dijo...

A veces la pantalla del ordenador se nos queda inmóvil en una actuación anterior, nosotros clicamos en el botón de actualizar, se refresca la pantalla y aparece ante nosotros como tiene que estar en tiempo real, la hemos renovado, así debía de suceder con nuestros pensamientos, si en un momento determinado nos diéramos cuenta de que se han quedado obsoletos, poder hacer “zas” y que quedaran sustituidos por los nuevos, pero eso no se puede verdad? La mente es muchísimo más lenta, tarda mucho en remozar su interior.
En nuestro mundo, efectivamente todo lo que muere en invierno, se renueva con la primavera, o quizá todo sea mucho decir?
Este es un poema antiguo, al que quise ver cómo quedaba con más sílabas, parece que me salió un poco raro.
Gracias por leerme y comentar.

Un racimo de bicos.

anabel dijo...

A mí me gusta pensar que el invierno es una pausa para renovarnos. Lo necesito para sobrevivir en estos meses tan largos aquí bien arriba por el Norte.
Y si durante esa "renovación" tengo el gusto de pasarme por aquí y leerme tus versos, te aseguro, corazón, que salgo mucho más enriquecida.
Besotes desde Hamburgo.

Balteu dijo...

Anabel, cuando la hice pensaba en la pantalla del ordenador, que tiene un botón que al clicar encima, la refresca o la actualiza, que es lo mismo, trasladado a la mente humana, pensé que estaría bien refrescarla también y que mejor que los vientos, no? Actualizarse o refrescar esa pantalla que tenemos en la cabeza, es también renovarse.
Muchas veces escribimos con una idea concebida y más tarde el que lo lee, lo adapta en su mente según lo va leyendo y ya no es la idea del que escribe, sino la del que lee, ojalá mis versos sirvieran para algo mejor que mostrar mis letras, si alguien sacara algún beneficio con ellos, me daría por muy satisfecho.
Gracias por seguir leyéndome y ponerme estos comentarios.

Un racimo de bicos.

Dante dijo...

Dice Richard Bach, que las despedidas, a veces, sin que lo sepamos, son sólo la preparación para un reencuentro. Puede que en algunos casos, en lugar de darse con quien quisiéramos, se de con nosotros mismos, pero de cualquier manera, siempre hay algo de crecimiento interno asociado a ello. Aunque duela, no se entienda el porqué. Sentidas letras, hermano. Cargadas de nostalgia, y con ritmo. Fue un gustazo leerlas. Dejo un abrazo.

Balteu dijo...

Si lo dice el Richard ese será verdad, pero a mí nunca me gustaron, sabes lo que tardo en deshacerme de los zapatos viejos o rotos? No los tiro hasta que los veo ya asquerosos de polvo y telas de araña, solo así me doy cuenta de que se acabó ya su ciclo y es que en realidad lo que pienso es que el ciclo se me acabó a mí y no a un objeto como ese que es inanimado y carente de sentimientos y así es con todo lo demás, de vez en cuando debo hacer limpieza en mis almacenes.
Gracias por estar siempre pendiente de mis letras.

Un abrazo, amigo mío.

Archivo del blog