22 ago. 2010

Todavía


Todavía crepitan tus fuegos quemando
los leños de mis entrañas,
las pavesas vuelan en mí cerebro
haciendo brillar mi memoria.

Las posturas que adopta mi cuerpo,
son las mismas que el tuyo le inculcó
en sus querencias por abrir todos los sentidos,
a la libre disposición de la naturaleza.

Y no hay goce más profundo
que encontrarme laso pensando en ti,
sorprendiéndome al hablarte como si
aún estuvieras presente.

Es verdad que añoro aquellos días,
también lo es que a veces,
las volátiles partículas reclaman su tono gris,
pero las brasas que ahogan mis suspiros,
siguen dando el calor suficiente,
para que los anales de nuestra historia,
se mantengan frescos todavía.

10 comentarios:

Taty Cascada dijo...

Siempre añoramos lo que nos provocó felicidad, siempre añoramos lo que nos cambió la vida...
Un abrazo.

Balteu dijo...

Sí, así es Taty, los ríos de los recuerdos arrastran piedras del pasado, a veces son de aquellas dolorosas, clavadas en el alma y otras, son felices cantos rodados que viajan libres y alegres por nuestra memoria.
Muchas gracias por seguir mi escritura y alegrarla con tus comentarios.

Bicos

fonsilleda dijo...

Es bueno que así sea (olvidando connotaciones religiosas jajajajaja), si ello produce estos versos.
¿No?.
Biquiños

Balteu dijo...

Siempre es bueno recordar Ana, aunque a veces al ser malo el recuerdo, quedes un poco bajo de moral, enseguida te das cuenta que ya está superado y levantas el ánimo, otras, el recuerdo es bueno y la añoranza de aquellos instantes te hace pensar que no volverá, pero hay que levantar la cabeza y mirar el horizonte despejado colocando nuestros pasos de forma segura.

Bicos.

Sneyder dijo...

Somos presente y recuerdos añorados que al paso del tiempo nos devuelve la imagen de felicidad o tristeza que nos marcó la vida.

Un saludo

Balteu dijo...

Sí, estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, Sneyder, los recuerdos forman parte de nuestro presente y son necesarios para seguir creciendo.
Me alegra tenerte por mis letras, que me leas y comentes, muchas gracias por ello.

Un saludo.

anabel dijo...

Recuerdos que mantienen vivos la llama del amor y de la pasión, aunque sean ya de forma más sosegada.
Un placer pasar por quí y leerte, corazón :)

Balteu dijo...

Muchas gracias Anabel, el placer es mío por saberte leyéndome y comentándome.
Los recuerdos son para eso, para mantener y acrecentar si cabe esas brasas que aún dan brillo a nuestro corazón.

Bicos.

Pilar dijo...

Hay huellas que jamás se borran,
hay voces que nadie logrará silenciar.

Si una historia se teje en el amor, en la pasión, en la esperanza..., deja de ser una historia y se transforma en vida.

Abrazos querido amigo
Pilar

Balteu dijo...

Tienes razón querida amiga Pilar, ni se borran ni nadie puede acallarlas.
Tal vez la palabra historia no sea la más precisa para darle nombre, pero puede englobar una vida.
Muchas gracias por concederme parte de tu tiempo para leer y comentar mis letras.

Bicos

Archivo del blog