19 nov. 2011

Miradas lectivas

Aves que voláis sobre mis escritos,

que mis entresijos en ellos veis,

pasáis sin dejar ninguna huella,

que pueda decir que habéis venido,

miráis lo que escribo y me juzgáis

por lo que creéis que en realidad he sido.



Soy un poco pieza amarga en vuestra vida,

otro poco la felicidad que habéis conseguido.



El cascabel de la sonrisa apenas reprimida,

o el llanto fácil del que sufre sin consuelo.



Soy el espejo adusto en el que os miráis,

el eco de vuestros gozos escondidos,

soy todo aquello que en vivo rechazáis

y que adoráis en vuestros sueños furtivos.



Dejad de recrearos en el vuelo y descansad

sobre las líneas del escrito.

Veréis que no solo por mi busco el alivio,

sino también por quien me acompaña en el camino.





4 comentarios:

Pilar dijo...

Es que lo que más me alegra es esta productividad tuya! Bien sabes como me gusta leerte.
Paso, igual que un ave, por aquí para gozar de tus letras y felicitarte porque en los dos últimos poemas me has tocado el alma.

Tqm
Besos

Balteu dijo...

Gracias Pilar, me encanta que me digan que toco el alma, acaso hay algo más agradable, que un sentimiento en palabras toque el alma de la persona que lee? es lo más bonito que pueden decirme, es el fin de mis versos, gracias de corazón.

Bicos
Yo también TQM

fonsilleda dijo...

Doy fé de que son ciertas muchas de las cosas que dices. A alguna he hecho referencia en alguna charla.
¡Bien dicho!. Muy bien dicho.
Tendré que pasarme más a menudo porque creo que has dado un salto, no sé si al vacío, pero si, desde luego, hacia delante.
Bicos.

Balteu dijo...

Pues me alegra tener un testigo o quizás más que testigo, alguien que comparte lo que digo, visto desde su experiencia, que en este caso es más valiosa que la mía al tener más lectores.

Bicos

Archivo del blog