5 abr. 2012

Hay modales…



Por reclamarme una cuenta,

vino cierto funcionario

y este hecho extraordinario

pareciome a mí una afrenta,

por no sobrarme la renta

y ser la demanda un bulo,

exigiéndome el muy chulo

el pago sin remisión,

o ver que mi posición

caerá sin disimulo.



Pienso que no son modales

que deba tener en cuenta,

aunque se anuncie tormenta

que agrave todos mis males,

pues si ando mal de caudales

y aparecen nuevos gastos,

reventaré aquí mis cascos

para encontrar solución,

o moriré de aflicción

por quedarme sin los cuartos.





Ilustración copiada de Internet

No hay comentarios:

Archivo del blog