26 jul. 2012

Uno más…




Me cerraron los ojos
y el entendimiento,
para que no gritara
me cosieron lo labios.

Ataron mis brazos
a unos fríos hierros,
para que no hiciera
ni señal con ellos.

Y así bien sujeto,
me echaron encima
discursos y mítines.

Dijeron que era
rebelde y travieso,
un muy mal ejemplo
para sus hijos.

Me lavaron la cara,
también el cerebro
y en un par de días,
ya fui excremento.

No hay comentarios:

Archivo del blog