17 ago. 2013

Cuarteta de octosílabos



Nunca te salí a buscar,
llegaste recientemente,
nació el día para mí,
pensando en volver a verte.

A la escalera te subes
para llegar más arriba,
conmigo no necesitas
subirte sola a la cima.

De la mano me llevaste,
más allá del horizonte,
cordero fui en tú rebaño,
en tú barco polizonte.

Tocaste música alegre
a mi corazón solitario,
y muy lleno de alegría
el rey fui del campanario.

No hay comentarios:

Archivo del blog