1 may. 2009

Quisiera ser esa golondrina

Dice el cantor: Quisiera ser

la golondrina que al amanecer,

a tu ventana llega para ver

a través del cristal,

y despertarte

muy dulcemente,

si aún estás dormida,

a la alborada de una nueva vida,

llena de amor.


Al mirarte mortecina,
inmutable y sin luchar,
quiso sin duda ayudarte,
para tú ánimo elevar.

Encontrándote esquiva,
aún quiso saber más de ti,
y al ver que eras un Ángel,
anheló volar contigo.

Dormita mi alma perdida,
bajo un manto sutil de luz,
alienada en una esquina,
por un intemporal azar.

Sueña con ser golondrina,
que dejando atrás su nido,
a tu ventana se llegue,
anunciándote el nuevo día.

2 comentarios:

Dante dijo...

Las golondrinas, son portadoras siempre de buenas nuevas. Como tus letras, hermano. No sé como se me pasó esta entrada. Hoy, con un poco más de tiempo, disfruntando de la buena lectura, volví a tu espacio a releer y me la encontré. Excelente. Como siempre, es un gustazo pasear por tu casa, y cuando puedo hacerlo más de una vez, mejor todavía, porque me encuentro con esta grata sorpresa de esta entrada por ahí escondida que se me escapó. Dejo un abrazo.

Balteu dijo...

Pues es verdad, Dante, ellas siempre aparecen cuando hay buen tiempo. No te preocupes porque se te pase algún poema, yo sé que me lees y aprecio mucho tu fidelidad y es una alegría inmensa leer tus palabras, siempre impregnadas de cariño, animosas y generosas con mis letras y te estoy muy agradecido por eso.

Un abrazo, amigo mío.

Archivo del blog