23 sept. 2010

Compañera del alma, compañera



Quiso la providencia
el cruzarte en mi camino
y tal vez ese albur
alejarte más así.
Cómplice de mis sueños sin límites
de ventanas y puertas abiertas,
inescrutables senderos
nos llevan a hermanamiento
que en otro tiempo mientras,
nos distancian más al fin.
Glaucos ojos persiguen sombras chinescas,
que la realidad diluye en las noches
sin luna ni estrellas que orienten o iluminen.
Mórbidos anhelos de contenidas emociones
alumbran oscuras sensaciones de soledad.
Mi identidad, ya no sé si es mía o es nuestra
porque se escurre en la profundidad del tiempo.

4 comentarios:

Taty Cascada dijo...

Soledad, nostalgia, contenidas emociones, versos que duelen pero que destilan su verdad.
Un abrazo Balteu

fonsilleda dijo...

Qué bien esa confusión de identidades. EStupendo, la cosa funciona pues...
Bicos.

Balteu dijo...

Muchas gracias por tu visita Taty, sí, hay algo de todo eso y claro que los versos destilan su verdad, pero es solo la de ese momento, cuando la lira da esa nota melancólica y la mano escribe lo que del alma sale.

Bicos

Balteu dijo...

Es fácil llegar a esa confusión paisana, en esos momentos todo se confunde y diluye en la memoria del tiempo.
Gracias por estar ahí, siempre atenta.

Un acio de bicos.

Archivo del blog