12 sept. 2014

Encuentro sorpresa





Me sorprendió verte recostada en el alfeizar del tiempo,

sin que este dejara huella trágica en tu rostro,

como si se hubiera detenido para admirarte

y adorando tu perfil no mellara esa línea.




Mi encuentro contigo ayer,

ha sido como hurgar en la alacena de la vida

hallando en el recuerdo el cariño dormido,

desgranando los días felices vividos entonces.



El amanecer nos trajo el dulzor del momento

con el brindis unísono de las caricias,

con la confidencia propia del cómplice

que más que hablar murmura al oído terneces.



Mirar tus ojos fue como ver trocitos de cielo sin nubes,

fue sentir el palpitar de un alma limpia,

sumirse en el placer del paraíso

concentrado en el amor infinito.

No hay comentarios:

Archivo del blog